La Escuela Tomas Alva Edisón de Guaymallén (Mendoza) apuesta por otra forma de educar, pasando de la teoría a la acción directa. Se trata de un establecimiento pionero en el desarrollo de actividades sustentables y en la inclusión de nuevas tecnologías, para promover el uso de energías renovables instaló paneles solares que alimentan a las aulas con energía solar.
Hace un mes que la escuela logró independizar a sus aulas de la red de electricidad tradicional, instalando seis paneles fotovoltaicos que producen electricidad para abastecer a cinco aulas y a 60 computadoras que funcionen en red, y que son usadas por los alumnos como plataformas de estudios. La escuela quiere de esta manera desprenderse del papel para volverse totalmente sustentable.
La idea de instalar los paneles responde a una decisión de la dirección de la escuela en promover el cuidado del medio ambiente en los alumnos y  difundir la importancia de usar energías renovables. “Queremos que los alumnos se familiaricen con este tipo de energías“, comentó al diario Ecocuyo Graciela Bertancud, directora de la escuela.
 
“El objetivo de la escuela al instalar este sistema es que los chicos conozcan las energías renovables y las alternativas que tendrán en un futuro a la hora de construir o elegir sus casas. No sólo es útil para economizar el consumo de energía, sino también para enseñar y concientizar a las nuevas generaciones sobre el uso de energías renovables”, explica Graciela. El sistema instalado es nacional y está constituido por seis paneles solares de silicio policristalino que generan hasta 250 KW cada uno.
La energía solar producida se puede almacenar en baterias, lo que permite tener plena autonomía. Los alumnos también son capacitados en el manejo de esta tecnología, que además de ser sustentable le permite ahorrar a la Escuela hasta un 30% en el costo de energía. “Somos la única escuela de la zona con este sistema y esperamos que se sumen más”, se entusiasma la directora.