“El progresivo enfriamiento del Océano Pacífico apunta a una gradual moderación de las precipitaciones, permitiendo la reducción de los anegamientos que afectan a extensas zonas. No obstante, el notable calentamiento que aún exhibe el Océano Atlántico indica que, al menos la primavera continuará recibiendo precipitaciones significativas”, señala el informe de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires.
Y continúa: “En el sur del Brasil, la Región Oriental del Paraguay, el este de la Región del Chaco, la Mesopotamia, la mayor parte de la Región Pampeana y el Uruguay esta evolución provocará precipitaciones inferiores a lo normal, pero el calentamiento que exhibe el Océano Atlántico compensará en parte este efecto negativo, dando un escenario, algo perturbado, pero cercano a la media. Las áreas afectadas por anegamientos experimentarán precipitaciones locales superiores a las que indica la perspectiva regional”, asegura la BCBA.
Por su parte, “según es normal en el escenario de La Niña, el área agrícola boliviana, el centro y el norte del Brasil, el Chaco Paraguayo, el NOA, el oeste de la Región del Chaco, Cuyo y el extremo occidental de la Región Pampeana experimentarán precipitaciones superiores a lo normal. Adicionalmente, la circulación entre el Ecuador y el Polo Sur continuará muy activada”, aclara la Bolsa.
Por un lado, “se producirán largos períodos cálidos, con riesgo de tormentas severas con granizo, vientos y aguaceros torrenciales. Por otro lado, tendrán lugar cortos pero muy intensos descensos térmicos, con riesgo de heladas primaverales en gran parte de La Argentina y el Uruguay, aunque sin llegar a Bolivia y el Paraguay.
 
Fuente: Infocampo // Foto: Infocampo